Apollo 8

 

Con el despegue del Apollo 8, Fresnedillas, al igual que sus otras dos estaciones gemelas Goldstone y Honeysuckle Creek, tuvo su gran estreno. La expectación creada por la prensa española contribuyó a que los astronautas Borman, Lovell y Anders formasen parte de los sueños de mi generación.

 

 

Este fue el primer gran momento en el que la Estación Espacial de Fresnedillas sobresalió por su excelente cobertura de la primera misión a la Luna. Con el Apollo 8, que fue pionero en muchas cosas, la carrera a la Luna fue efectivamente ganada. Es cierto que el alunizaje estaba todavía por llegar, pero el Apollo 8 se enfrentó a tantas situaciones desconocidas y fue el primero en tantas cosas que se le considera, junto con el Apollo 11, como uno de los más grandes viajes de descubrimiento de la era moderna. La tripulación del Apollo 8 fueron los primeros humanos en:
viajar en el Saturno V, el cohete más grande construido hasta la actualidad.

los primeros en abandonar la influencia gravitatoria de la Tierra,

los primeros humanos en entrar en órbita lunar y ver la cara oculta de la Luna,

los primeros en perder la vista de la Tierra y por tanto perder la comunicación,

los primeros en abandonar la órbita lunar y entrar en la atmósfera de la Tierra a la velocidad de retorno de la Luna,
el Apollo 8 fue la primera prueba de todas las capacidades de la Red de Vuelos Espaciales Tripulados operando a distancias lunares.

 

 

Entre los objetivos principales de la misión figuraban entre otros demostrar inyección translunar, correcciones de rumbo, demostrar el rendimiento de Módulo de Mando en órbita Lunar y sobretodo demostrar el buen funcionamiento de las comunicaciones y del seguimiento de la nave a distancias lunares. Cuando el 24 de diciembre de 1968 el Apollo 8 envió las primeras imágenes realizadas por el hombre desde una nave espacial orbitando la Luna, imágenes de televisión en directo, estas fueron recibidas a las 13:26 hora local por la Estación de Fresnedillas y desde aquí distribuidas a todo el mundo. Quizás haya sido esta la ocasión en que más trascendencia internacional haya tenido nuestro pueblo. Esta hazaña histórica tuvo gran repercusión en los medios de comunicación del mundo entero.

El comandante del Apollo 8, Frank Borman, quiso agradecer personalmente el excelente trabajo realizado por el personal de la Estación de Fresnedillas y para ello viajó a nuestro país en febrero de 1969. El 18 fue recibido por el Jefe del Estado español quien le impuso la Cruz del Mérito Astronáutico, así como por diversas personalidades del mundo político y científico. Fue agasajado en el Club
Internacional de Prensa de Madrid por un nutrido grupo de corresponsales extranjeros y en el mismo acto Borman fue nombrado profesor honorario de la Escuela Oficial de Telecomunicación. El mismo día el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas organizó un coloquio con el astronauta en la sede del Consejo.

 

 

El 19 de febrero Frank Borman se desplazó a la Estación Espacial de Fresnedillas, donde fue recibido por el general Pérez-Marín, director del INTA, Daniel Hunter, director americano de la Estación, Manuel Bautista, director de las Estaciones Espaciales de Madrid y por Luis Ruiz de Gopegui, director español de la Estación de Fresnedillas, así como por el alcalde de Fresnedillas de la Oliva Fernando de la Peña.