La Estación De Fresnedillas

 

 

La Estación Apollo de Fresnedillas, perteneciente a la Red de Vuelos Espaciales Tripulados (Manned Space Flight Network, MSFN), fue diseñada expresamente para el Proyecto Apollo y funcionaba bajo el control del “Goddard Space Flight Center” de NASA en cooperación con el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), Organismo Autónomo dependiente entonces del Ministerio del Aire y actualmente del Ministerio de Defensa. Su objetivo principal era el de proporcionar datos de seguimiento y facilitar comunicaciones de todo tipo durante los vuelos tripulados de las naves de NASA.


Todas las instalaciones de esta Red estaban estratégicamente localizadas alrededor del mundo, en puntos cuidadosamente elegidos para una cobertura óptima en el seguimiento de las naves espaciales. En las zonas en las que era físicamente imposible construir estaciones terrestres de seguimiento, existían instalaciones móviles montadas en barcos apropiados o en aviones (ARIA) volando a gran altitud, con el fin de evitar zonas de sombra en la cobertura de la Red.


 

Las estaciones terrestres eran de dos clases. Su principal diferencia estribaba en los tamaños de sus antenas. En su mayor parte eran antenas parabólicas de 10 metros de diámetro y solo existían tres antenas de 26 metros, en las estaciones principales, localizadas aproximadamente a 120 grados de longitud terrestre, lo que permitía un contacto continuo entre las naves espaciales y alguna de estas tres antenas, cualquiera que fuera la situación en el espacio de dichas naves.

 

 

 

Una de las cuales era la Estación Apollo de Fresnedillas, cerca de Madrid, y las otras dos, las situadas en Goldstone, en las proximidades de Barstow, (California) y en Honeysuckle Creek, cerca de Canberra (Australia). En principio, las antenas pequeñas de esta Red eran más adecuadas para los vuelos tripulados alrededor de la Tierra, es decir, órbitas de aparcamiento, inserciones hacia la trayectoria lunar, etc., mientras que las tres antenas grandes se empleaban cuando las naves se encontraban a mas de 16.000 km de la superficie terrestre, en los vuelos hacia la Luna.

Debido a que las señales de radio que llegan a la tierra procedentes de las naves espaciales son extremadamente débiles, las estaciones receptoras tienen que estar muy bien protegidas contra cualquier tipo de interferencias o ruidos eléctricos producidos por el hombre. Por tanto, era imprescindible situarlas lejos de núcleos urbanos, donde las interferencias de emisoras de radio y televisión podrían crear problemas. Otro requerimiento era que la Estación se instalase en el valle de una zona semi montañosa, es decir en un circo natural formado por cerros y montañas, lo que asegura una protección adicional contra otros posibles tipos de interferencias. La zona donde se encontraba la Instalación Apolo de Fresnedillas reunía todas estas condiciones.

La instalación Apollo de Madrid, que en enero de 1969 contaba con una 160 personas entre técnicos, administrativos y personal de mantenimiento, disponía de una estación principal, la Estación Espacial de Fresnedillas, a cuatro kilómetros de Fresnedillas de la Oliva, a unos 55 Km. al oeste de Madrid, y de un emplazamiento auxiliar, el Ala Apollo, en la Estación Espacial de Robledo de Chavela.
La Instalación de Fresnedillas contaba con varios edificios: el de Operaciones, los de Servicios Auxiliares, entre los cuales estaban la Planta de Energía y el de Logística, y el que albergaba la Cafetería y Dormitorios.

 

 

La Estación de Fresnedillas comenzó su actividad el 4 de julio de 1967 cumpliendo con el requerimiento de NASA, el cual establecía que las tres estaciones principales de la Red MSFN deberían estar operativas en julio de ese año, y permaneció operativa durante 18 años. El 1 de marzo de 1985 fue clausurada definitivamente. La antena de 26 metros y su equipo asociado había sido transferida al Complejo de Comunicaciones de Espacio Lejano de Robledo de Chavela en 1984 y redesignada como DSS-66; el 29 de septiembre de 2008 la antena dejó de ser operativa después de 42 años de servicio. Pero en palabras de Carlos González, quien fue Supervisor de Operaciones durante muchos años en la Estación de Fresnedillas y actualmente es el Jefe de Operaciones en la Estación de Robledo (MDSCC): “La Estación MSFN de Fresnedillas ha cerrado finalmente, pero la Historia inherente a ella nunca se cerrará”.